Uncategorized

Como soy

Como soy
Soy un hombre, adulto mayor, casado, hijos, con varias relaciones extramaritales, no he sido un hombre fiel. Muy hetero para todas las chicas con que me relacioné, aún hoy soy un seductor.

Pero tambien, he disfrutado de mi parte homo, muy perversa, como en el sexo con mi esposa, que me hubiese gustado que fuera más puta.

Pero hoy en día, creo que soy un bisexual muy depravado, muy perverso.

Fui antes penetrado y lluego de muchos años, recién penetré a una chica, sin embargo nunca me gustaron los hombres, no los miro con deseos por su físico, solo sueño con ser penetrado, de la misma forma que quiero penetra a una mujer.

De pequeño jugaba con un amigo a los doctores, y a las batallas, donde yo siempre era el herido.

Alguna vez mi pene paso por su ano, pero yo no lo deseaba, deseaba su pene en mí.

Un chico mayor que yo, mucho mayor, que era el hermano de mi amigo, mi penetraba como las las chicas, con mis piernas hacia arriba, y disfrutaba de verlo cuando eyaculaba dentro de mi, como gemía, como me daba con fuerzas, como apretaba y yo sentía ese ardor en mi ano, y alguna vez hasta lloré, pero jamás dejé o me negué a hacerlo.

Este oven fue el que me dijo que los hombres no se besaban, que era de putos, y yo jamás pude besar a un hombre, solo una vez, pero le expliqué que no podía.

Este hombre no entendió nada, yo le hacia unos felatios que hacia que acabara en mi boca, me bebía todo su semen, pero besarlo en la boca no podía, aún lo rechazo.

Tenía una novia en mi adolescencia, iba a su casa, teníamos sexo, pero al marchar para casa, debía encontrarme con mi amigo o su hermano, y o les mamaba, o me penetraban, o las 2 cosas, pero a mi casa llegaba con semen de otros dentro de mi.

Y crecí así, luego pase muchos años solo penetrándome con alguna fruta o verdura, mi amigo marcho a Europa y su hermano también, pero ya éramos con más de 15 años, ellos siguieron otros caminos.

Me han penetrado siempre hombres mayores que yo, solo mi amigo Claudio tenía mi misma edad, su hermano era casi 10 años mayor, mi profesor de ingles casi 30 años más.

Mis ultimas 3 aventuras con hombres, yo 45 y el 78, yo 49 el 66, y hace unos años, yo 54, el 70.

Sin embargo en esos tiempos, me acosté con esposas de amigos, menores que yo, compañeras de trabajo de mi edad, vecinas.

A un amigo, ese si un poco menor, me cogía a su esposa, y ella me contó que él tenía una verga enorme, eso me puso muy caliente, pero es una amigo al que le llevo, cerca de 20 años.

Un día le propuse, le dije que tenía la fantasía de ser cogido por un hombre, y si el no se animaba, me dio que si estaba loco, que no.

Pero insistí varias veces, siempre con un no rotundo, un día, llegó la navidad y pasé por su casa con mi esposa a saludarlos, somos vecinos, cuando llegamos, estaba muy borracho, alegre y feliz, pero muy borracho.

Verano en mi país, todos con ropa liviana, mucho calor, las mujeres hablaban y él y yo charlábamos, nos servimos unas copas y seguimos así por un rato.

Al cabo de un rato, mi esposa se fue para mi casa y la suya, se fueron con sus chicos a casa de un familiar, él no podía conducir,a sí que su esposa se llevó el coche.

Quedamos solos, él con mucho alcohol y yo mirando como hacer para que me cogiera, sentado a su lado le agarré el pene por sobre el bañador, se rió y me dijo, a ver si me lo comes y lo sacó, creo que lo hizo en tono de broma, pero yo sin hablar baje mi cabeza y comencé a chuparlo.

El sabor era acre, a sudor, a orín, a humedad, pero no me detuve, y él estaba muy borracho para decir que no a esa mamada.

Su aviso fue instantáneo, acabo, me dijo, y me apretó la cabeza , con su verga enorme aún dura, se levantó, me quitó mi pantalón corto, me puso inclinado y haciendo un esfuerzo por no caerse, me penetró de un golpe, mi culo estalló de dolor, trate de salir pero apretó mi cintura y al empujar caí, no dejó de empujar con brutalidad mientras me decía, tu lo pediste.

Se me hizo eterno, el dolor era increible, pero empecé a sentir que yo acababa y me dejé ir, me entregué el no iba a parar hasta que no eyaculara.

No sé que tiempo paso, dejó de dolerme y al final Ale eyaculó, se sentó sobre el piso, jadeando y mareado, terminé el trabajo, lamí su verga hasta que que quedó blanda.

Era cierto, tenía una verga enorme, mi culo da fe.

Solo una vez hablamos de ello, fue como al mes, esa noche me fui cuando volvió su esposa, el dormía en una hamaca.

Llegué a casa y cumpli como esposo hetero que era, pero sigo teniendo esa duda, que soy? hoy con casi 60 años, sigo soñando con que me cojan una y mil veces, no me importa lo viejo que sea, pero si me debe coger un hombre joven será Ale, aunque no creo que ocurra.

Bunlar da hoşunuza gidebilir...

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir