Uncategorized

Entregando a Lorena 37

Amateur

Entregando a Lorena 37
Entramos a ese bar; Lorena estaba esplendorosa esa noche, vestida de rojo. El mozo se aproximó muy solícito y no pude dejar de notar la mirada que le dedicó a mi sensual esposa; ella tampoco…
Tomó nuestros pedidos y se retiró, espiando a Lorena por los espejos de las paredes del bar. Algo se desató en mi mujercita; movimientos inusuales, miradas de reojo, una cierta crispación en sus manos sobre el mantel…

De repente se levantó para ir al baño. Se detuvo en la barra a preguntarle algo al mozo y, al retirarse, él le dirigió una certera mirada a sus caderas, que ella bamboleaba de un lado a otro mientras se alejaba.
Cinco minutos después emergió por la puerta y el mozo le salió al paso intentando entregarle un pequeño papel enrollado. Ella lo rechazó con una sonrisa y me señaló con el mentón. Al llegar le pregunté qué pasaba.
“El mozo me quiso dar su teléfono” Me dijo sin dejar de sonreír.
“Y qué le dijiste?. Le pregunté muy serio.
“Que si quería, hacíamos un trío incluyéndote a vos, sino, nada…”
Agregó susurrando a mi oído: “Me dijo que tiene una verga enorme y dura”.
“Pidamos la cuenta y le dejamos anotada nuestra dirección…” Le dije.
La cara del mozo, cuando le devolví la cuenta, era indescriptible.
Regresamos a casa para prepararnos. El mozo, de nombre Lucas, vendría después de medianoche, cuando terminara su turno.
Lorena estaba excitada. Nos dimos una ducha juntos; en silencio, que no era tenso, sino expectante. Quise cogerla bajo la lluvia tibia; pero ella no me dejó. Dijo que me guardara para hacer un buen trío…
Al salir ella se vistió con un conjunto de seda negra que le quedaba fantástico, mostrando sus curvilíneas formas…
Lucas llegó a la hora convenida. Bajé a abrirle y lo encontré también algo excitado, pero dubitativo y nervioso al mismo tiempo. Subimos en el ascensor casi sin hablar ni mirarnos.
Cuando entramos al departamento, Lorena había apagado la mayoría de las luces y dispuesto copas en la mesa. Una suave música llenaba el salón.
Ella avanzó hacia nuestro invitado y lo besó en la mejilla.
Servimos unas copas de vino y yo propuse un brindis por la noche. Afuera parecía que el cielo se derrumbaría sobre nosotros; un vendaval de viento y agua estallaba con truenos y relámpagos…
De repente mi mujercita se levantó y comenzó a moverse lentamente frente a nosotros, haciendo un strip-tease suave y delicado, muy armonioso.
Cuando terminó de desnudarse, se sentó entre nosotros y comenzó a acariciarnos en el pecho y la entrepierna, mientras me comía la boca. Sonrió mirando a Lucas y le dijo:
“Con vos nada de besos… solamente será sexo casual…”
El chico sólo asintió y mi esposa entonces se arrodilló frente a él y comenzó a besarle el cuello, el pecho, el vientre, mientras le abría la camisa.
Yo me arrodillé detrás de ella y comencé a acariciarle la espalda, los hombros y la cola. Le desabrochó y comenzó a bajarle los jeans y el slip.
Al hacerlo, apareció una verga de tamaño enorme, aunque todavía fláccida.
Lorena me miró de reojo y sonrió levemente; la tomó con una mano y se metió todo lo que pudo en la boca, mientras con su otra mano tomó mi mano y la sostuvo con firmeza.
La verga de Lucas pronto se puso bien tiesa, mientras mi mujercita demostraba su tremenda habilidad oral, mamando y profiriendo leves gemidos, los cuales me provocaban a mí también una erección…
Lorena se irguió estirando las piernas y, sin sacar esa verga de su boca, hizo poner de pie a nuestro invitado, hasta que ella quedó de rodillas y él parado. Tomó mi mano y me hizo sentar donde había estado Lucas.
A él le colocó un condón. Luego se hincó sobre mí, dejando sus labios vaginales expuestos para que los penetrara Lucas desde atrás.
Por suerte para ella, él la penetró muy despacio, consciente del tamaño de su enorme pija…
Lorena comenzó a chuparme la verga a mí, mientras yo no podía dejar de mirar a ese semental que penetraba a mi delicada mujercita con certeza y tanta eficacia. Tan bien lo hacía, que pronto ella gimió dejó temblar todo su cuerpo, teniendo su primer orgasmo.
Cuando dejó de temblar, Lorena se enderezó y me empujó por mi nuca hacia su clítoris; quedando mis labios a milímetros de esa portentosa pija que bombeaba y no se detenía. Varias veces mi lengua y esa verga se tocaron, pero estábamos sumidos los tres en un frenesí imposible de detener.
Pronto ella volvió a acabar. Sentí ese mar de placer correr por mi lengua, inundando mi boca, mientras el chico aferraba a mi esposa por las caderas y ahora la bombeaba con mucha más potencia. Ella jadeaba y se debatía, sintiendo solamente placer.
De repente Lorena se enderezó e hizo sentar a Lucas en el sofá. Cabalgó sobre su vientre, haciendo desaparecer esa enorme verga dentro de su humedecida y dilatada concha. Luego me atrajo hacia su espalda y me señaló su cola, pidiéndome que la penetrara por allí. Lo hice suavemente.
Ella quedó con su esbelto cuerpo apretado entre los dos, aullando de gozo. Ambas vergas parecían tocarse dentro de su cuerpo, durante el bamboleo.
Casi enseguida estalló otra ola de orgasmo dentro del cuerpo de mi esposa, que cayó hacia delante, temblando de placer sin control.
Luego acabó Lucas y por último yo, llenándole el ano de semen a mi delicada esposa. Nos quedamos quietos por varios minutos, recuperando la respiración; sin hablar, completamente exhaustos los tres.

Lorena se incorporó, me besó en la boca y se encerró en el baño.
Lucas y yo nos quedamos sentados en el sofá, disfrutando del vino.
Cuando mi esposa regresó, tomó la mano de Lucas y lo hizo poner de pie frente al sofá. Luego se puso en cuclillas frente a él y comenzó a lamerle la verga despacio, lento, saboreando ese increíble portento.
Lo pajeó suavemente con su mano, mientras le acariciaba las nalgas.
Le chupó la verga por casi quince minutos, mientras entre sus muslos apenas separados, yo podía ver que caían gotas de su empapada concha sobre la alfombra. Ella ni siquiera se estaba tocando…
Lucas de repente comenzó a proferir unos sonidos guturales y tomó la cabeza de mi esposa con ambas manos. Le hundió toda la poronga hasta el fondo de su garganta y le acabó adentro sin compasión.
Lorena pareció ahogarse, pero no hizo ademán de retirar su cabeza hacia atrás. Luego se deslizó suavemente, con los labios rebosantes de semen. Le sonrió al semental y nuevamente se encerró en el baño.
Un rato después volvió ya vestida de entrecasa.
“Volveremos a vernos…?” Fue la pregunta de él.
“Jamás” Contestó mi esposa sin darme tiempo a responder yo…
El chico pareció decepcionado. Se vistió en silencio y Lorena lo despidió con un beso en la mejilla. Yo lo acompañé hasta la calle.
Al entrar a nuestro dormitorio, encontré a mi esposa otra vez desnuda, boca abajo en la cama, con su estrecha entrada trasera llena de gel lubricante…
“No te quejes… solamente fue sexo con él; el postre ahora es para vos…”
Me dijo antes de hundir su hermosa cara en la almohada…

Bunlar da hoşunuza gidebilir...

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir