Uncategorized

mi vecina de enfrente

mi vecina de enfrente
todas las mañana al despertarme siempre salgo al balcón a fumar un cigarro con un buen café mientras mi mujer suele estar acostada un ratito mas aprovechando que tiene que ir a trabajar, después de mi cigarro suelo hacerle el desayuno y darle los buenos días y observar como se prepara para ir al trabajo.

Un día hace meses me desperté una hora antes de tiempo ya que estaba nervioso por asuntos personales a cerca de un tema que me daba vueltas en la cabeza y me quitaba el sueño , me levante a tomar el café y fumar mi cigarro al balcón, era aun de noche y casi todas las persianas del edificio de enfrente y el trafico en la ciudad aun no había comenzado a fluir, justo después de tomar el café y ya casi con el cigarro acabado escucho una persiana subir de golpe, cosa que me llamo la atención por la escandalera de la persiana, al mirar observo que es la ventana justo de enfrente a mi casa esta como a unos 20 metros, se distingue bien y se puede ver perfectamente a través de esas ventanas lo que sucede al igual que desde allí se puede observar bien lo que sucede en el interior de mi casa, cosa que hasta ahora me daba bastante igual.

El caso es que al observar la ventana por el ruido veo como la vecina de enfrente de mala ostia sube del tirón la ventana y abre la ventana un poco con las cortinas blancas medio transparentes y la veo haciendo aspavientos hablando con alguien y medio discutiendo, mi cigarro se acaba y como aun tenia tiempo viendo amanecer decidí fumar otro y seguir observando haciéndome el distraído mirando aun lado y a otro de la calle, el caso es que veo a un hombre poniéndose la ropa y ella llorando y pude apreciar un grito de ella que decía ” ¡No quiero saber mas! ¡vete!.

El chico se fue de la casa ya que vi como se ponía la ropa y a continuación lo vi salir por el portal.

Mi mujer seguía durmiendo y era aun pronto para prepararle el desayuno y yo intrigado por la situación decidí seguir en el balcón, mi vecina era una chica morena delgada con curvas bien marcadas que hasta ese momento ni me había fijado hasta que por su ventana pude apreciar como se quitaba un pantaloncito corto de dormir y una camiseta corta que llevaba puesta entre lagrimas, se quedo casi completamente desnuda de no ser por el tanga de hilo que llevaba puesto aun, aprecie sus pechos y mi corazón empezó a latir con fuerza ya que la situación era bastante comprometedora si le da por mirar a la ventana estando yo justo enfrente observándola, al momento de desnudarse la veo desaparecer de su habitación y veo como se enciende una luz de una ventana mas pequeña que hay junto a la otra ventana, imagino que sea el cuarto de baño y observo el resto del edificio y mas abajo siguiendo la línea de ventanas veo una abierta y observo que es un plato de ducha por lo que efectivamente era el cuarto de baño.
Escucho un ruido en el interior de mi casa, era mi mujer que me llamaba ” cariño ya estas despierto?” y yo “si mi amor, estoy fumando mi cigarrito antes de tiempo en el balcón, duerme un poco mas que aun es pronto, luego te acerco el desayuno a la cama si quieres.”

Voy por mi tercer cigarro de la mañana medio nervioso y sin poder parar de observar esa ventana cuando veo que se vuelve a encender la luz era ella envuelta en una toalla, cuando de repente se dirige a la ventana ya sin lagrimas en sus ojos, se asoma mirando para abajo como queriendo ver si el chico que había estado en su casa seguía por allí cuando de repente levanta la mirada hacia mi balcón y nos miramos los dos fijamente durante un par de segundos y al no saber como reaccionar decido saludarla haciéndole un gesto con la mano, ella me sonríe y hace el mismo gesto, seguidamente bajo la persiana de un golpe y ya no pude apreciar mas. Entre del balcón y me fui a la habitación con mi mujer, le prepare el desayuno y me lo agradeció con una buena mamada, como casi todas las mañanas.

Al siguiente día al despertarme yo ansioso de ver que pasaba con la vecina si había vuelto el si seguía sola, si la volvería a ver desnuda, si me mostraría lo que hay debajo del tanga, intrigado de lo que pudiera suceder me volví a despertar antes de la hora que me suelo poner en pie y me dirigí a la ventana con mi café y mi cigarro, allí estaba ella en la misma situación que yo desde su ventana con un café y un cigarro al salir al balcón la miro de reojo y me hago el loco sin saludarla ni nada y noto como ella me observa atentamente notando su mirada clavada en mi, hasta el punto de incomodarme y volviéndome a meter dentro, me volví a asomar y vi que ya no estaba en la ventana por lo que volví a salir con otro cigarro en la boca y ella se volvió a asomar me mira y me saluda al igual que la salude yo el día anterior le digo hola y me hace un gesto como diciendo ¿que? ¿fumando? y yo haciendo gestos con los hombros como diciendo que es lo que ahi (con gestos y articulando los brazos).

Nos sonreímos y ella vuelve para adentro cerrando la ventana y corriendo la cortina, pero no baja la persiana de golpe como el día anterior y puedo observarla no con la misma nitidez que el día anterior pero se distinguía bien su figura y su cuerpo, mi corazón empieza a latir nuevamente con fuerza y ella vuelve a desnudarse y quedarse con su tanguita la vuelvo a ver desaparecer y se enciende la luz del cuarto de baño esta vez la ventana esta abierta de par en par y veo como se quita el tanga sin mirar para la ventana, ( yo pensando como mire para aquí veras tu que jaleo, no conocerá a mi mujer o ¿o si? a ver si son amigas y me la lía diciendo que soy un pervertido mirándola ) pero no era capaz de volver para dentro y dejar de mirarla, tenia un cuerpo precioso y vi como se enjabonaba todo el cuerpo con la esponja y se lavaba la cabeza con champú con sus rizos morenos hasta la cintura.

Bunlar da hoşunuza gidebilir...

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir